pediatraldia

Este usuario no ha compartido ninguna información biográfica

Guidelines Address Physical Activity for Individuals 6 Years and Older

October 9, 2008 — The US Department of Health and Human Services (HHS) has issued guidelines regarding the types and amounts of physical activity that provide substantial health benefits for physical activity for individuals 6 years and older. These 2008 Physical Activity Guidelines for Americans are posted online at the HHS Web site. Although primarily targeting policymakers and health professionals, the information in these guidelines may also be useful to interested members of the lay public.

“Along with President Bush, I believe that physical activity should be an essential component of any comprehensive disease prevention and health promotion strategy for Americans,” HHS Secretary Michael O. Leavitt writes in a letter introducing the guidelines. “We know that sedentary behavior contributes to a host of chronic diseases, and regular physical activity is an important component of an overall healthy lifestyle. There is strong evidence that physically active people have better health-related physical fitness and are at lower risk of developing many disabling medical conditions than inactive people.”

Regular physical activity each week, sustained for months and years, can produce long-term health benefits. Strong evidence links regular physical activity with a lower risk for early death, heart disease, stroke, type 2 diabetes, hypertension, hyperlipidemia, metabolic syndrome, colon and breast cancers, and depression. Regular physical activity also promotes prevention of weight gain, weight loss when combined with diet, better cardiorespiratory and muscular fitness, fall prevention, and better cognitive function in older adults.

The 2008 Physical Activity Guidelines were designed to complement the Dietary Guidelines for Americans, which were developed by HHS and the US Department of Agriculture. When used together, these guidelines may help promote good health and reduce the risk for chronic diseases by emphasizing the importance of being physically active and eating a healthy diet.

When writing the guidelines, HHS primarily used a report from an appointed external scientific advisory committee (the Physical Activity Guidelines Advisory Committee) as well as comments from the public and government agencies.

Major research findings on the health benefits of physical activity, gathered by the Physical Activity Guidelines Advisory Committee after a review of the literature and other available evidence, are as follows:

  • Regular physical activity lowers the risk for many adverse health outcomes.
  • Although some physical activity is better than none, higher intensity, greater frequency, and/or longer duration of physical activity provide additional benefits for most health outcomes.
  • At least 150 minutes per week of moderate-intensity physical activity, such as brisk walking, is needed for most health benefits, but more physical activity provides additional benefits.
  • Aerobic (endurance) and muscle-strengthening (resistance) physical activity both promote better health.
  • In every studied racial and ethnic group, and in children and adolescents, young and middle-aged adults, and older adults, physical activity is linked to health benefits.
  • People with disabilities also receive health benefits from physical activity.
  • The benefits provided by physical activity far outweigh the risk for harms.

 

Key guidelines for physical activity for children and adolescents are as follows:

  • Children and adolescents should engage in at least 1 hour of physical activity daily, preferably in physical activities that are appropriate for their age, that are enjoyable, and that offer variety.
  • Most of this activity should be either moderate- or vigorous-intensity aerobic physical activity.
  • Vigorous-intensity physical activity, muscle-strengthening physical activity, and bone-strengthening physical activity should each be performed at least 3 days per week.

 

Key guidelines for physical activity for adults, including older adults, are as follows:

  • All adults should avoid inactivity. Participation in any amount of physical activity is associated with some health benefits relative to no physical activity.
  • At least 150 minutes per week of moderate-intensity, or 75 minutes a week of vigorous-intensity aerobic physical activity, or an equivalent combination of moderate- and vigorous-intensity aerobic activity offers substantial health benefits.
  • Aerobic activity should preferably be spread throughout the week and performed in episodes of at least 10 minutes.
  • Aerobic physical activity of 300 minutes per week of moderate intensity, or 150 minutes per week of vigorous intensity aerobic physical activity, or an equivalent combination of moderate- and vigorous-intensity activity, is associated with additional and more extensive health benefits.
  • Engaging in physical activity beyond this amount provides additional health benefits.
  • Muscle-strengthening activities that are moderate or high intensity and involve all major muscle groups should be performed on 2 or more days per week for additional health benefits.

 

Additional guidelines specific to older adults are as follows:

  • When chronic conditions prevent older adults from doing 150 minutes of moderate-intensity aerobic activity per week, they should be as physically active as their abilities and conditions allow. They should understand whether and how their conditions affect their ability to do regular physical activity safely.
  • Older adults at risk of falling should do exercises that maintain or improve balance.
  • Older adults should determine their level of effort for physical activity relative to their fitness level.

 

Adults, children, and adolescents with disabilities should follow the guidelines for their age group if possible, or if not, they should be as physically active as their abilities allow, with guidance from their healthcare provider. They should avoid inactivity.

Healthy pregnant and postpartum women who are not already engaged in vigorous-intensity physical activity should get at least 2 hours and 30 minutes of moderate-intensity aerobic activity per week, preferably spread throughout the week. Those who regularly engage in vigorous-intensity aerobic activity or in high amounts of activity can continue with this regimen, provided that their condition remains unchanged and that they consult with their healthcare provider regarding their activity level throughout their pregnancy.

US Dept of Health and Human Services. 2008 Physical Activity Guidelines for Americans.

Published online October 18, 2008.

Clinical Context

Regular physical activity each week, sustained for months and years, is linked to long-term health benefits, including reduced risks for early death, heart disease, stroke, type 2 diabetes, hypertension, hyperlipidemia, metabolic syndrome, colon and breast cancers, and depression. Evidence is also strong that regular physical activity is associated with prevention of weight gain, weight loss when combined with diet, better cardiorespiratory and muscular fitness, fall prevention, and better cognitive function in older adults.

The HHS designed these Physical Activity Guidelines for Americans to be used together with Dietary Guidelines for Americans, which were developed by HHS and the US Department of Agriculture. When used together, these recommendations may provide health benefits and lower the risk for chronic diseases by highlighting the importance of being physically active and eating a healthy diet.

Study Highlights

  • Health benefits of physical activity are as follows:
    • Regular physical activity reduces the risk for many adverse health outcomes.
    • Some physical activity is better than none. Greater intensity, higher frequency, and/or longer duration of physical activity offer additional benefits for most health outcomes.
    • Moderate-intensity physical activity, such as brisk walking, at least 150 minutes per week is needed for most health benefits. More physical activity offers additional benefits.
    • Aerobic (endurance) and muscle-strengthening (resistance) physical activity both promote better health.
    • Physical activity is linked to health benefits in every studied racial and ethnic group; in children and adolescents; in young, middle-aged, and older adults; and in people with disabilities.
    • The benefits provided by physical activity far outweigh the risk for harms.
  • Key guidelines for physical activity are as follows:
    • Children and adolescents should engage in 1 or more hours of physical activities daily, preferably those that are age appropriate, enjoyable, and that offer variety. Most of this activity should be moderate- or vigorous-intensity aerobic physical activity, with vigorous-intensity physical activity, muscle-strengthening physical activity, and bone-strengthening physical activity each to be performed 3 or more days per week.
    • All adults should avoid inactivity; some physical activity is better than none.
    • In adults, at least 150 minutes per week of moderate-intensity, 75 minutes per week of vigorous-intensity aerobic physical activity, or an equivalent combination of both, offers substantial health benefits.
    • Aerobic activity should preferably be spread throughout the week, in episodes of at least 10 minutes. Additional, more extensive health benefits are offered by 300 or more minutes per week of moderate intensity, 150 minutes per week of vigorous-intensity aerobic physical activity, or an equivalent combination of both. More of this activity is even better.
    • Moderate- or high-intensity muscle-strengthening activities that involve all major muscle groups should be performed on 2 or more days per week for additional health benefits.
    • Older adults should follow the adult guidelines whenever possible, or they should be as physically active as their abilities and conditions allow, while observing safety precautions.
    • Older adults at risk of falling should do exercises that maintain or improve balance.
    • Adults, children, and adolescents with disabilities should follow guidelines for their age group if possible. If not, they should be as physically active as their abilities allow, with guidance from their healthcare provider.
  • Healthy pregnant and postpartum women not already engaged in vigorous-intensity physical activity should get 2.5 or more hours of moderate-intensity aerobic activity per week, preferably spread throughout the week. Those already engaged in such activity can continue their usual activity levels, provided that their condition remains unchanged and that they consult with their healthcare provider.

Pearls for Practice

  • The HHS 2008 Physical Activity Guidelines for Americans describe the numerous health benefits of regular physical activity in reducing the risk for many adverse health outcomes in every age, racial, and ethnic group studied. Some physical activity is better than none, but greater intensity, higher frequency, and/or longer duration of physical activity offer additional benefits for most health outcomes.
  • Key guidelines for physical activity are that children and adolescents should engage in 1 or more hours of physical activities daily, mostly moderate- or vigorous-intensity aerobic physical activity, with vigorous-intensity physical activity, muscle-strengthening physical activity, and bone-strengthening physical activity each performed 3 or more days per week. In adults, at least 150 minutes per week of moderate-intensity, 75 minutes a week of vigorous-intensity aerobic physical activity, or an equivalent combination of both, offers substantial health benefits.
According to the HHS 2008 Physical Activity Guidelines for Americans, which of the following statements about the effects of physical activity on health benefits is correct?
  a) For those who do not follow guidelines for optimal activity, smaller amounts of activity provide no benefit
  b) The risks for physical activity often outweigh the benefits
  c) Physical activity in excess of recommended guidelines can be harmful
  d) Aerobic and muscle-strengthening physical activity both promote better health

 

According to the HHS 2008 Physical Activity Guidelines for Americans, which of the following statements about recommended physical activity levels is not correct?
  a) Children and adolescents should engage in 1 or more hours of physical activities daily
  b) Structured calisthenic programs are better for children than playground sports of comparable intensity
  c) Adults should engage in at least 150 minutes per week of moderate-intensity, 75 minutes per week of vigorous-intensity aerobic physical activity, or an equivalent combination of both
  d) Older adults at risk of falling should do exercises that maintain or improve balance

 

Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

A 14-Year-Old Boy With Progressive Weakness and Dyspnea

 

A 14-year-old boy presents to the emergency department (ED) with a 10-day history of progressive weakness. The patient reports experiencing rhinorrhea, cough, and malaise approximately 3 weeks before admission. He developed lower-extremity weakness and difficulty walking 8 days after the onset of the upper respiratory tract infection symptoms. He was evaluated at a local hospital, where he was diagnosed with dehydration, treated with intravenous fluids, and discharged to home. Despite these measures, his lower-extremity weakness did not improve. Over the following 7 days, he began experiencing diffuse muscle pain and progressive weakness that extended to his upper extremities. During the 3 days before this presentation, he developed a hoarse voice and shortness of breath. He also notes that he is now having difficulty urinating and has decreased oral intake. He currently denies having any fever, cough, vomiting, or diarrhea. The patient’s past medical history is significant only for attention deficit hyperactivity disorder (ADHD), for which he takes methylphenidate. He has had no previous hospitalizations, has no known drug allergies, and has had all recommended childhood immunizations. His family history is noncontributory.

The physical examination reveals an afebrile, ill-appearing teenager, with a heart rate of 118 bpm, a respiratory rate of 28 breaths/min, a blood pressure of 168/122 mm Hg, and an oxygen saturation of 93% while breathing room air. Auscultation of the lungs reveals diffuse, poor aeration. His heart sounds are normal, without any appreciable murmur. His strength is symmetric but diminished to 2/5 in his lower extremities and 4/5 in his upper extremities (5/5 being normal strength). The patient’s sensation is intact to light touch, but there is a loss of vibratory sense. He has no deep tendon reflexes in his lower extremities, diminished deep tendon reflexes (1+) in his upper extremities, and absent plantar reflexes. Cranial nerves II-XII are intact; however, he has a weak cough and gag reflex, with impaired handling of secretions. The remainder of his examination is unremarkable.

The patient is intubated for progressive respiratory distress and loss of airway-protective reflexes. He is fluid-resuscitated with a liter of intravenous normal saline. An electrocardiogram (ECG) is obtained, which demonstrates sinus tachycardia. The initial laboratory analysis, including a complete blood cell (CBC) count and a basic metabolic panel, is within normal limits. A lumbar puncture is performed, with an opening pressure of 15 cm H20. The cell count and Gram stain of the cerebrospinal fluid (CSF) demonstrates 2 white blood cells per high power field, 4 red blood cells per high power field, and no organisms. Additional analysis of the CSF shows a protein concentration of 96 mg/dL (960 mg/L) and glucose concentration of 72 mg/dL (3.99 mmol/L). The patient is sent for magnetic resonance imaging (MRI) of his brain and spine (see Figure 1) and is transported to the pediatric intensive care unit (ICU) for further management

What is the patient’s condition as verified by the MRI?Hint: Look closely at the cauda equina on the MRI images.
  a) Spinal epidural abscess
  b) Guillain-Barré syndrome
  c) Transverse myelitis
  d) Multiple sclerosis DISCUSSION

The lumbrosacral MRIs (see Figures 1 and 2) demonstrate nerve root enhancement of the cauda equina on axial post-contrast T1-weighted sequences. The localization of progressive weakness includes spinal cord lesions (such as transverse myelitis or anterior spinal artery syndrome), peripheral neuropathies (such as those caused by heavy metals), neuromuscular junction diseases (such as that caused by organophosphate pesticides), myasthenia gravis, botulism, and myopathies (such as dermatomyositis). The presence of progressive ascending weakness, areflexia, autonomic dysfunction, elevated CSF protein without pleocytosis, and enhancement of the cauda equina nerve roots on lumbrosacral MRIs make the diagnosis of Guillain-Barré syndrome most probable in this patient.

Guillain-Barré syndrome is an acute, idiopathic, monophasic, acquired inflammatory demyelinating polyradiculoneuropathy (AIDP) that affects both children and adults. It is a heterogeneous syndrome, with several variant forms. AIDP is the prototype of Guillain-Barré syndrome, and it is the most common form in North America, Europe, and most of the developed world (where it accounts for about 85-90% of cases). Guillain-Barré syndrome can occur at any age, but there appears to be a bimodal distribution, with peaks in young adulthood (15-35 y) and in the elderly (50-75 y). The cause of Guillain-Barré syndrome is unknown, but the disorder is thought to result from a postinfectious immune-mediated process called molecular mimicry that predominantly damages the myelin sheath of peripheral nerves. Approximately two thirds of patients report a history of an antecedent respiratory tract or gastrointestinal infection 2-4 weeks before the onset of neurologic symptoms. A variety of infectious agents have been associated with Guillain-Barré syndrome, although Campylobacter is the most frequent. Other organisms that commonly precede Guillain-Barré syndrome include cytomegalovirus, Epstein-Barr virus, Haemophilus influenzae, Mycoplasma pneumoniae, the enterovirus family, hepatitis A and B, herpes simplex virus, and Chlamydophila (formerly Chlamydia) pneumoniae.

The typical presentation of Guillain-Barré syndrome is fine paresthesias in the toes and fingertips, followed by symmetric lower-extremity weakness that may ascend, over hours to days, to involve the arms and the muscles of respiration. Pain, predominately back, lower-limb and abdominal pain, is often a prominent feature of the syndrome.[1] The physical examination reveals symmetric weakness, with diminished or absent reflexes and variable loss of sensation in a stocking-glove distribution. Signs of autonomic dysfunction are present in 50% of patients, and they include cardiac dysrhythmias, orthostatic hypotension, transient or persistent hypertension, ileus, constipation, and bladder dysfunction.[2] Deviation from the classic presentation of ascending progression of weakness is not uncommon. In what is known as the Miller-Fisher variant, cranial nerves are affected in 30-40% of patients at any time in the course of the syndrome. This form of the disease is also characterized by areflexia, ataxia and ophthalmoplegia. The facial nerves are most commonly involved, resulting in bilateral facial weakness.

Although the associated autonomic dysfunction may produce life-threatening complications, mortality from Guillain-Barré syndrome is largely secondary to respiratory failure associated with respiratory muscle weakness. Approximately 20% of children with Guillain-Barré syndrome require mechanical ventilation for respiratory failure. The need for intubation should be anticipated early so that it can be done nonemergently in a controlled environment. Progression to respiratory failure has been predicted in patients with rapid disease progression, bulbar dysfunction, bilateral facial weakness, or dysautonomia. Emergent intubation should be performed in any patient with loss of the gag reflex, declining respiratory function, or pharyngeal dysfunction. Care should be taken during intubation, as autonomic dysfunction may complicate the use of vasoactive and sedative drugs.

After the first week of symptoms, analysis of the CSF typically reveals normal opening pressures, fewer than 10 white blood cells per high power field (typically mononuclear), and an elevated protein concentration (greater than 45 mg/dL). This finding, also known as albuminocytologic dissociation, may be delayed. As a result, a repeat lumbar puncture may be required as the protein values may not rise for 1-2 weeks, and maximum protein values may not be seen for 4-5 weeks. In addition, gadolinium-enhanced lumbosacral MRI may demonstrate enhancement of the cauda equina nerve roots. This imaging modality has been described to be 83% sensitive for acute Guillain-Barré syndrome, and abnormalities are present in 95% of typical cases.[3] Electrophysiologic studies are the most specific and sensitive tests for confirming the diagnosis. Most patients demonstrate slowing of nerve conduction 2-3 weeks after the onset of symptoms. There are a variety of abnormalities seen in Guillain-Barré syndrome that indicate evolving multifocal axonal demyelination in peripheral nerves, spinal roots and/or cranial nerves. Abnormalities seen on electromyography include partial motor conduction block, slowed nerve conduction velocities, abnormal temporal dispersion, and prolonged distal latencies.[4] The earliest finding, which may be present within days of symptom onset, is prolongation or absence of the F responses, which indicates demyelination involving the proximal nerve roots.

Any patient presenting with a clinical picture consistent with Guillain-Barré syndrome requires immediate hospitalization. The indications for admission to the ICU include, but are not limited to, respiratory insufficiency or failure, loss of airway-protective reflexes, and severe autonomic instability.

The main modalities of therapy for Guillain-Barré syndrome include plasma exchange and intravenously administered immunoglobulin (IVIG). Corticosteroids have not been shown to be beneficial.[5] The American Academy of Neurology issued a practice parameter regarding immunotherapy for Guillain-Barré syndrome that concluded IVIG and plasma exchange are options for children with severe disease and should be reserved for those with the following findings[6]:

  • Rapidly progressing weakness
  • Worsening respiratory status or need for mechanical ventilation
  • Significant bulbar weakness
  • Inability to walk unaided

Several trials have demonstrated that IVIG is at least as effective as plasma exchange in the treatment of Guillain-Barré syndrome and is associated with a lower rate of complications.[7] IVIG administered at 0.4 g/kg/day for 5 days has been shown to hasten recovery and lower the relapse rate. Doses of 1 g/kg/day over 2 days have also been demonstrated to hasten recovery time, but early relapses are more prevalent.[8] The combination of plasma exchange and IVIG does not improve outcomes or shorten the duration of illness.[6]

Complications associated with Guillain-Barré syndrome include arrhythmia, sepsis, pneumonia, ileus, deep venous thrombosis and pulmonary embolism. The risk of sepsis and infection may be decreased by aggressive physiotherapy and mechanical ventilation with positive end expiratory pressure (PEEP). Administration of anticoagulant therapy and intermittent pneumatic compression devices may lower the risk of deep venous thrombosis and pulmonary embolism. Cardiac telemetry is useful to monitor for arrhythmias, which are a common cause of morbidity and mortality in Guillain-Barré syndrome. In addition, physical and occupational therapy should be initiated early and may be beneficial in helping patients to regain their baseline functional status.[9]

More than 90% of patients reach the nadir of their function within 4 weeks of the onset of symptoms, with return of normal function occurring slowly over the course of weeks to months. The majority of patients with Guillain-Barré syndrome achieve a full and functional recovery within 6-12 months. The clinical course of Guillain-Barré syndrome in children is shorter than it is in adults, and recovery is more complete.[10]

Upon transferring this patient to the ICU, a dialysis catheter was placed and plasmapheresis was initiated. His hypertension was controlled with a nicardipine drip. Prophylaxis for deep venous thrombosis was started. On hospital day 3, the patient had improved strength in his lower extremities and pressure support trials on the ventilator were initiated. On hospital day 6, he was extubated successfully to room air after receiving a total of 5 sessions of plasmapheresis. He was transferred to a pediatric ward 1 week after admission with intensive physical and occupational therapies. At the time of the transfer, the patient’s bulbar symptoms were resolved, and his strength was 3/5 in his lower extremities and 4/5 in his upper extremities

Which of the following findings is NOT likely to be seen on analysis of the cerebrospinal fluid (CSF) of a patient with Guillain-Barré syndrome who has had symptoms for 3 weeks?
             a) Elevated opening pressures
  b) Fewer than 10 white blood cells per high power field (typically mononuclear)
  c) Elevated protein concentration (usually greater than 45 mg/dL)
  d) Normal glucose concentration

 

Which of the following symptoms is NOT associated with a progression to respiratory failure in children with the above presentation?
             a) Rapid disease progression
  b) Bulbar dysfunction
  c) Absent deep tendon reflexes in the lower extremities
         d) Dysautonomia
  f) Pharyngeal dysfunction with loss of the gag reflex RESPUESTAS PROXIMA PAGINA

Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

VACUNACION Y RIESGO DE PURPURA

 

10 SEP 08 | Evaluación del riesgo de PTI luego de la vacunación con MMR en Pediatría
Vacunación y riesgo de Púrpura Trombocitopénica Inmune

Riesgo de Púrpura Trombocitopénica Inmune luego

de vacunación con MMR en niños.
 

Eric. K. France, Jason Glanz, Stanley Xu, Simon Hambridge, Kristi Yamasaki, Steve B. Black, Michael

 

En 1993, el Comité de Seguridad en Vacunas avaló la relación causal entre vacunación para sarampión-paperas-rubéola (MMR) y trombocitopenia. Esta conclusión se basó en la relación conocida entre infección por virus salvaje de sarampión y trombocitopenia, numerosos reportes de casos y datos epidemiológicos que demostraron tasas de incidencia de trombocitopenia mayores a las esperadas en las semanas posteriores a la aplicación de MMR.
Dos investigaciones controladas en Inglaterra han presentado evidencia que sugiere esta relación. Miller y col. identificaron 35 niños entre 12 y 23 meses internados por púrpura trombocitopénica inmune (PTI), con aumento de su incidencia en las semanas posteriores a la vacunación con MMR. Un 2° estudio de Black y col. identificó 23 niños entre 12 a 24 meses con diagnóstico de PTI y riesgo elevado en las 6 semanas posteriores a la MMR. Aunque estos estudios demostraron una asociación entre MMR y PTI, presentaron limitaciones: ambos estudios se limitaron a niños en el 2° año de vida; no excluyeron casos de trombocitopenia atribuibles a otras causas conocidas o hallados de forma casual y ninguno diferenció entre nuevos casos y enfermedad en curso o aportó información sobre el riesgo de desarrollar PTI crónica.
El objetivo del estudio de los autores fue evaluar el riesgo de PTI luego de la vacunación con MMR en una gran población de niños entre 12 meses y 18 años.

Métodos

Se obtuvo información de los años 1991-2000 de la Base de Datos de Seguridad en Vacunas (Vaccine Safety Datalink – VSD), creada en 1991 por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). La misma contiene información sobre historia de vacunación, hallazgos médicos y demográficos de 8 organizaciones a lo largo de EE.UU.
Se incluyeron más de 2.000.000 de niños en la cohorte de estudio; 7 organizaciones aportaron datos de niños hasta 18 años de edad, y la 8° sólo de niños entre 12 y 23 meses.

Averiguación de casos

Los criterios para inclusión de casos fueron: niños menores de 18 años con recuento de plaquetas ≤ 50.000/mm3 e índices normales de glóbulos rojos y blancos, signos o síntomas de sangrado espontáneo, y ausencia de fiebre. Se excluyeron los casos que en las 6 semanas previas al diagnóstico estuvieran expuestos a medicación deplecionante de plaquetas, a infección por virus salvaje de varicela o Epstein Barr, casos asintomáticos hallados casualmente, y aquellos enfermos al momento de la presentación del cuadro (ej.: fiebre, vómitos). Dado que la vacuna MMR no se recomienda antes del año de edad, los niños con diagnóstico de PTI antes de esa edad fueron excluidos del análisis primario pero incluidos en la evaluación del riesgo de recurrencia luego de la vacunación con MMR en niños con historia previa de PTI.
El día de resolución de la PTI se definió como el día del 1° recuento plaquetario > 100.000/mm3 sin descenso en las semanas subsecuentes. Se consideró PTI crónica si la trombocitopenia duraba más de 6 meses o si los registros tenían datos posteriores a los 6 meses del diagnóstico inicial.

Se utilizó el VSD para identificar niños < de 18 años con 2 recuentos plaquetarios ≤ 50.000/mm3 o un recuento plaquetario ≤ 50.000/mm3 más código para trombocitopenia de la Clasificación Internacional de Enfermedades 9° Revisión (ICD-9) en las 6 semanas posteriores a la vacunación con MMR. Se revisó la base electrónica para excluir casos de trombocitopenia de causa conocida. Por último, se auditaron los registros de los pacientes desde 6 semanas antes a 6 meses luego del diagnóstico de PTI y los datos de vacunación con MMR. Un pediatra, ciego al estado de vacunación, repitió este paso para confirmar el momento del inicio y recuento plaquetario inicial y para asignar el estado del caso y la fecha de resolución.

Métodos de estudio

Se utilizaron 2 métodos analíticos para examinar el riesgo de PTI luego de la vacunación con MMR: intervalo de riesgo y series de casos autocontrolados. El intervalo de riesgo es un diseño de cohorte en el cual sólo los pacientes vacunados son incluidos en el análisis, y el periodo de tiempo pre y post vacunación (para el mismo individuo) determina el estado de exposición. El método de series de casos autocontrolados es un diseño en el cual cada caso actúa como su propio control. Ambos métodos son considerados como válidos y comparables con la cohorte tradicional con diseño caso-control.

Para cada niño, el tiempo de seguimiento se limitó a los 365 días antes y luego de la vacunación con MMR. Niños vacunados con PTI fuera de esta ventana de seguimiento fueron excluidos. Se comparó la incidencia de PTI durante el periodo de exposición (definido como 42 días luego de la vacunación con MMR) con la incidencia de PTI durante el periodo de no exposición, como con los periodos antes y después del periodo de exposición. Se excluyeron las 6 semanas precedentes a la vacunación para el análisis, ya que representaría un momento en el cual es más probable que el niño esté sano, y podría sobreestimar la incidencia de PTI.

Resultados

Un total de 1.036.689 niños recibieron 1.107.814 dosis de MMR durante el periodo de estudio; hubo más de 45.000.000 de expuestos y 430.000.000 de no expuestos en la cohorte de estudio. Un 54% de las dosis fueron dadas entre los 12 y 23 meses de vida. Se identificaron 1673 individuos como potenciales casos en el VSD; de éstos, se excluyeron 532 por presentar trombocitopenia de causa conocida, y 546 por ser menores de 30 días de vida al momento del diagnóstico, quedando 595 casos probables de PTI.

La revisión de historias clínicas identificó 244 pacientes sin PTI y 92 pacientes con exposición a drogas, enfermedad aguda o hallazgo casual de trombocitopenia; 259 cumplían la definición de caso de PTI, de los cuales 248 eran mayores de 12 meses de edad. De los casos confirmados, 82 estaban en el periodo de seguimiento predefinido de 365 días antes o después de la vacunación.

Los casos de PTI se agruparon en 4 rangos etarios. La mayoría (80%) de los casos expuestos a MMR ocurrieron en niños entre los 12 y 23 meses. En los otros 3 grupos, hubo solamente 5 niños expuestos: 3 con edad entre 2 y 4 años, 1 entre 4 y 10 años y 1 mayor de 10 años de edad. Por bajo poder estadístico, se focalizó el análisis en los niños con edad entre 12 y 23 meses.

Se compararon los pacientes expuestos a MMR (n=20) y los no expuestos (n=43) con PTI. No hubo diferencias estadísticamente significativas en sexo, recuento plaquetario, porcentaje con enfermedad viral o exposición a medicación en las 6 semanas previas a la enfermedad o en la duración media de la misma. Dos de los 20 niños expuestos (10%) y 3 (7%) de los no expuestos desarrollaron PTI crónica.

Para los niños entre 12 y 23 meses de edad los radios de las tasas de incidencia (IRRs) para PTI fueron 3.94 (IC 95%: 2.01-7.69) y 5.38 (IC 95%: 2.72-10.62) usando intervalo de riesgo y series de casos autocontrolados respectivamente. Para niños entre 12 y 15 meses, el IRR aumentó a 7.10 (IC 95%: 2.03-25.03) y 7.06 (IC 95%: 1.95-25.88) respectivamente.
El sexo tuvo un fuerte efecto modificador: el IRR para niños entre 12 y 15 meses fue 14.59 (IC 95%: 1.84-114.439 y 12.39 (IC 95%: 1.54-99.52) comparado con el IRR de 3.22 (IC 95%: 0.59-17.64) y 4.07 (IC 95%: 0.70-23.77) para niñas con ambos métodos respectivamente. Estos resultados se basan en 12 varones (9 expuestos y 3 no expuestos) y 7 niñas (4 expuestas y 3 no expuestas) entre 12 y 15 meses de edad.

De las 599.833 vacunas MMR administradas a niños entre 12 y 23 meses, 80% fueron dadas entre los 12 y 15 meses, 17% entre los 16 y 19 meses y 3% entre los 20 y 23 meses. De los 20 pacientes expuestos, 13, 6 y 1 fueron diagnosticados en los grupos de edad de 12 a 15, 16 a 19 y 20 a 23 respectivamente. En el análisis de intervalo de riesgo, el IRR bajó de 7.10 a 3.94 cuando el intervalo de edad se extendió de 12 a 15 meses a 12 a 23 meses. La proporción de casos de PTI atribuibles a exposición a MMR entre niños de 12 a 15 meses de edad fue del 86%; el riesgo atribuible para niños de 12 a 23 meses fue 76%. Un caso de PTI ocurrió por cada 40000 vacunaciones en los grupos de 12 a 23 meses y 12 a 15 meses de edad.

Incluidos los casos de PTI que ocurrieron luego del 1° mes de vida, 31 niños fueron vacunados con MMR luego de haber padecido PTI. Ninguno de estos niños tuvo recurrencia de PTI durante los 42 días luego de la vacunación. Dos niños recibieron la vacuna dentro de las 8 semanas de la fecha de resolución de la PTI sin consecuencias. De los casos ocurridos entre los 12 y 15 meses de edad (tiempo en que la exposición a MMR es común) se observó que el médico interrogó sobre reciente vacunación con MMR en 2 de 13 casos.

Discusión

El estudio de los autores encontró una fuerte asociación entre la vacunación con MMR y riesgo de PTI en niños entre 12 y 23 meses de edad. Esta asociación fue más fuerte entre los 12 a 15 meses de edad, más para varones que para mujeres. La duración y severidad de la PTI entre niños expuestos de 12 a 23 meses fue similar a la de no expuestos, y el desarrollo de PTI crónica luego de la vacunación con MMR parecería raro. Tres de cada 4 casos de PTI que ocurrieron en el 2° año de vida fueron atribuibles a la vacunación con MMR. Los autores encontraron sólo un pequeño número de casos expuestos luego de los 2 años de edad, por lo que no fueron analizados.

El estudio reveló un riesgo elevado de PTI en niños vacunados con MMR de 12 a 23 meses, que fueron similares en magnitud con los resultados de Miller y col. y Black y col.
Debido a la distribución de la MMR en el periodo de 12 a 23 meses de edad, en el cual el 80% de las inmunizaciones son administradas en los 1° 4 meses, los autores consideran que los IRRs de los análisis en el grupo etario de 12 a 15 meses son mejores estimaciones para la asociación entre PTI y MMR que aquellas generadas del análisis del grupo etario de 12 a 23 meses.

Ninguno de los 31 niños con PTI y vacunación con MMR desarrollaron PTI post-vacunación; de cualquier manera, los números de los autores son muy pequeños como para garantizar conclusiones firmes con respecto a recurrencia.
El Brighton Collaboration estableció un punto de corte en el recuento plaquetario de menos de 150.000/mm3 como criterio de trombocitopenia asociada con vacunación. La definición de PTI de los autores difirió en requerir un recuento plaquetario menor (≤ 50.000/mm3), que se asocia más frecuentemente con signos y síntomas de sangrado, para limitar el número de auditorías de registros y focalizar en los resultados de PTI más serios. Aunque el uso de un recuento plaquetario mayor podría haber ayudado a comprender el impacto total de la MMR en la trombocitopenia, raramente causan signos o síntomas de PTI y es improbable que sean importantes clínicamente.
Los autores hallaron un fuerte efecto de género en sus datos, asociación no vista en estudios previos. Este hallazgo deberá verse con cautela dado el bajo número de casos en el cuál está basado (12 niños, 7 niñas). Los niños de 1 año de edad podrían ser más activos que las niñas, incrementando sus chances de sangrado por trombocitopenia y llevando a la consulta médica precoz: esto podría aumentar selectivamente la posibilidad de que sean diagnosticados por PTI. Las niñas con trombocitopenia, por lo tanto, podrían tener una menor probabilidad de tener diagnóstico de PTI, lo que podría reducir el poder estadístico y desviar los resultados.

Se documentó que los médicos interrogaron sobre infección viral reciente en cada uno de los 13 casos de PTI expuestos a MMR y exposición a medicamentos en 8 de los 13 casos. En contraste, sólo 2 tenían documentadas preguntas acerca de vacunación con MMR reciente. Esto parece demostrar que no se considera la exposición a esta vacuna cuando se evalúa a un niño entre 12 y 15 meses por trombocitopenia.

Conclusiones 

Desde su introducción en 1960, la vacuna MMR ha reducido la incidencia de sarampión por virus salvaje en cerca del 100% en los EE.UU. Aunque esta vacuna está asociada con una incidencia elevada de PTI, el riesgo atribuible es bajo y la enfermedad asociada con al vacuna es leve y resuelve, en promedio, dentro de los 7 días. Los resultados de los autores, por lo tanto, no sugieren la necesidad de alterar las políticas de vacunación corrientes.
Comentario

La vacuna MMR se utiliza de rutina en nuestro país como parte del Plan de Vacunación Nacional, generalmente a partir del año de edad. Si bien los estudios publicados indican un baja incidencia de PTI asociada a MMR, el pediatra debe investigar acerca de esta posibilidad ante un paciente con trombocitopenia, para discriminar en el interrogatorio las posibles causas de esta patología, principalmente en el grupo etario de 12 a 15 meses.

Deja un comentario

ZINC EN EL MANEJO DE NIÑO CON DIARREA

17 SEP 08 | Sales de OMS y Zinc
Tratamiento con Zinc durante la diarrea aguda

Una estrategia para la atención primaria
 

Dres. Nita Bhandari, PhDa, Sarmila Mazumder, PhDa, Sunita Taneja, PhDa, Brinda Dube y col.

 

La seguridad y la eficacia del tratamiento con zinc en niños con diarrea aguda y deshidratación están bien establecidas. Estas se basan en los resultados de un gran número de investigaciones realizadas con un diseño experimental de casos y controles, que utilizaron placebos. Si bien las conclusiones de estos estudios demuestran  eficacia, puede no ser la misma en condiciones del mundo real.

Se realizó este ensayo en forma aleatoria, con el fin de comprobar la hipótesis de que la educación del personal de salud de instituciones públicas y privadas, sobre la administración de suplementos de zinc junto a las sales de rehidratación oral, son eficaces en el tratamiento de diarrea aguda en niños menores de 5 años. No se utilizaron placebos para el grupo control, ya que se quería evaluar cualquier posible efecto adverso del zinc junto a las sales de rehidratación oral.

Métodos

El estudio se realizó entre enero del 2005 y Septiembre del 2006, se llevó a cabo en 6 centros de atención primaria de la salud (PHCs) en Faridabad distrito de Haryana. Las pruebas piloto se realizaron en un centro de atención primaria de la misma región. Se solicitaron permisos de forma oral a los dirigentes de la región para poder trabajar en sus zonas. Se obtuvo un consentimiento por escrito en cada hogar, donde se llevaron a cabo las encuestas. El estudio fue aprobado por  los comités de revisión ética de la Sociedad de Estudios Aplicados y de la OMS. 

Para obtener datos sociodemográficos, la prevalencia de diarrea, las tasas de utilización de sales de rehidratación oral, y las consultas médicas durante la diarrea, se utilizó una submuestra de padres ó cuidadores. En esta submuestra se incluyeron hogares con uno o más niños de 1 a 59 meses de edad en los ámbitos cubiertos de Anganwadi, y de 10 centros seleccionados al azar de los 30 centros de atención primaria de la salud. Si en algún hogar había más de un niño se incluía al menor para mantener la independencia de cada una de las mediciones. Una puntuación basada en indicadores socioeconómicos (el tamaño de la población, la propiedad de  tierras agrícolas, el abastecimiento de agua,  el lugar de defecación, la alfabetización, las tasas de diarrea, la búsqueda de tasas de atención por diarrea, y las tasas de hospitalización) fue calculada para cada una de los 6 PHCs.  La intervención tuvo 3 componentes: (1) formación en gestión del tratamiento de la diarrea, sobre la base actual de utilizar sales de OMS con adición de zinc; (2) mejora en la disponibilidad de sales de rehidratación oral y zinc, y (3) promoción del tratamiento de la diarrea a través del sistema de atención primaria de la salud.

Para realizar las encuestas se incluyeron médicos del gobierno con su especialidad finalizada, auxiliares de enfermería dedicados a la atención primaria de la salud, y trabajadores del régimen de servicio Integral a la Niñez y Desarrollo de la comunidad, conocidos como ” los trabajadores de Anganwadi”.
Además se incluyeron médicos del sistema privado, el 90% de los cuales no había finalizado su especialidad, pero en la práctica las familias acudían a ellos. Todos ellos fueron formados en el manejo de la diarrea con zinc.  La estrategia era dar 1 tira del blister que contenía 14  tabletas de zinc (20 mg cada una), junto a 2 sobres de sales de rehidratación oral (para mezclar en 1 litro de agua cada uno) a todos los niños de edades comprendidas entre 1 mes a 4 años con diarrea. Bebés menores a 6 meses de edad debían recibir medio comprimido disuelto en una cucharita con leche materna y 1 tableta disuelta en la leche materna o en agua para los niños mayores. Las actividades de capacitación en cada PHCs se completaron en un mes. El zinc fue promovido como un tratamiento para la diarrea, así como un “tónico” que impide que la diarrea reaparezca durante los meses posteriores; este mensaje ha sido desarrollado con el fin de que los cuidadores den el tratamiento con zinc por 14 días.  Los suministros de Zinc se daban de forma gratuita a las personas que cuidaban a los niños.

La eficacia del programa se evaluó a través de 2 estudios transversales en los que se encuestó a todas las personas encargadas del cuidado de los niños, cuando estos últimos presentaban edades comprendidas entre 1 mes a 4 años. La primera encuesta se inició simultáneamente con la primera intervención, y la zona de control de 3 meses (encuesta 2) se realizó después que la formación se completó. Se disponía de zinc como suministros en todos los canales de la zona de intervención. Luego de finalizar el estudio en los 6 de PHCs, se llevó a cabo la segunda encuesta transversal  (estudio 3), esto se realizó 6 meses después del comienzo de la intervención. Durante las encuestas, se evaluaron ciertas características sociodemográficas de las familia y de los cuidadores, se les preguntó sobre historia de diarrea, tos, respiración rápida o dificultad respiratoria en las últimas 24 h, 2 y 4 semanas, y las hospitalizaciones en cualquier momento durante los últimos 3 meses. Si un niño había presentado diarrea en las últimas 4 semanas, se recolectaban los datos sobre el sistema de salud consultado, el uso de antibióticos, anti diarreicos, o de drogas de identidad desconocida, junto al uso y prescripción de sales de rehidratación oral y zinc. La identidad de la presunta droga fue confirmada mediante el examen de los restos de medicamentos, botellas o tiras, así como la prescripción escrita si esto era posible. La investigación reveló que los jarabes, tabletas,  y polvos de origen desconocido eran a menudo antibióticos. Si un niño había tenido más de 1 episodio de diarrea en las últimas 4 semanas, se recopiló información sobre el episodio más reciente. Si un niño había sido hospitalizado más de una vez en los últimos 3 meses, se obtuvo información sobre la hospitalización más reciente.

Se estimó un tamaño muestral de 8000 a 9000 niños de edades comprendidas entre 1 mes a 4 años, que estaban disponibles en 3 PHCs. Se lo calculó como el adecuado para detectar un 30% de variación en las tasas de uso de sales de rehidratación oral durante diarrea (cuando esta ocurrió en las últimas 4 semanas), una reducción del 15% en el uso de drogas en la diarrea, una reducción del 20% en las consultas por diarrea a servicios de salud, con un 90% de potencia y un 95% de confianza.

Se utilizó el ordenador llamado Fox Pro software (Microsoft Corp, Redmond, WA), para rango y  comprobaciones de coherencia. Se analizaron los datos mediante Stata 8 (Stata Corp, College Station, TX). El análisis relacionado con el tratamiento, fuentes de atención, el tratamiento recetado durante la atención médica, y el uso de sales de rehidratación oral y zinc, se basaron en el más reciente episodio de diarrea de las 4 semanas anteriores a la entrevista. Los datos sobre el uso del zinc se basaron en los episodios de diarrea en que este fue prescripto, y si transcurrieron 14 días desde esa fecha.

En los niños menores de 2 meses, la diarrea fue definida en base al informe del cuidador, como el reciente cambio en la consistencia y / o frecuencia de las deposiciones; y para niños mayores como 3 deposiciones o heces acuosas en un período de 24 horas.  La infección respiratoria baja y aguda (IRB) se definió como la presencia de tos o dificultad respiratoria, según lo informado por la madre.  Las fuentes de atención fueron clasificados como trabajadores Anganwadi, proveedores privados, y otros. Estos últimos incluían la los médicos de atención primaria de la salud, auxiliares de enfermería, y farmacias.  La “hospitalización” se definió como paciente internado en sistema público o privado, cualquiera sea la duración de su estadía.

Resultados

Las características de los hogares incluidos en la estudio de referencia fueron similares tanto los de la intervención y como los de las zonas de control, con la excepción de la prevalencia del IRB, que fue significativamente mayor en las áreas de control (P .0001). Los cuidadores estaban disponibles para la entrevista en el 93% de los hogares elegibles para la evaluación durante las 2 encuestas (estudios 2 y 3). La mediana de intervalo entre el comienzo de la intervención y el estudio 2 fue de 141 días (rango intercuartílico [IQR]: 112-158 días) y de 151 días (IQR: 136-165 días) en la intervención y control de las comunidades respectivamente. La mediana de intervalo entre el final de los estudios 2 y 3 fue de 120 días (IQR: 106-139 días) y de 113 días (IQR: 99-123 días) en las comunidades de intervención y control respectivamente.
Con el paso del tiempo, el tratamiento fue cada vez más consultado a los trabajadores de Anganwadi , y los proveedores privados fueron menos consultados. Como hipótesis, la prescripción de fármacos de identidad desconocida (P .0001) y de antibióticos orales fue también menor (P .0001) en las zonas de intervención (estudio 3). La mediana (IQR) de los costos de tratamiento de un episodio de diarrea fue de 25 rupias (IQR: 8-60 rupias) y 50 rupias (IQR: 25-100 rupias) en el estudio 2, y nada (IQR: 0-28 rupias) y 40 rupias (IQR: 20-85 de rupias) en el estudio 3 en el grupo de la intervención y de control respectivamente.

Las tasas de prescripción de sales de rehidratación oral fueron significativamente mayores en los comunidades de intervención que en el control, en las encuestas 2 (P .0001) y 3 (P .0001). El Zinc se prescribió en el 35,9% y 60,0% de los episodios de las 2 encuestas, respectivamente, en las comunidades de intervención. Las tasas de utilización de sales de rehidratación oral fueron mayores en las comunidades con intervención que en el control en el estudio 2 (odds ratio [OR]: 6,33; del 95% intervalo de confianza [IC]: 2.38-16.80; P .0001) y en el estudio 3 (OR: 13,36; IC 95%: 9.00-19.80; P .0001).  Los comprimidos de zinc se había utilizado en el 36,5% (n 1571) y 59,8% (n 1649) de los episodios de diarrea en estudio 2 y 3, respectivamente.  El 70,0% y 61,9% de los cuidadores de los 2 estudios completó 14 días de tratamiento. Hubo una menor prevalencia de diarrea en las últimas 24 horas (P .003) y 2 semanas (P .0001) en la comunidad de intervención en comparación con la del control en el estudio 3. Usando el término local para la neumonía o la definición de la OMS de IRB, la prevalencia fue menor (P .0001) en las áreas de intervención en comparación con el control (estudio 3).
Los ingresos hospitalarios por cualquier causa fueron también significativamente menor es en las zonas de intervención que en las zonas de control, en el estudio 3 (P .0001), así como las hospitalizaciones a causa de diarrea (P .023) y neumonía (P .0001).

Discusión

Una intervención incluyó la educación a cuidadores para fomentar la inclusión de zinc y sales rehidratación oral en los episodios de diarrea durante la infancia, y el abastecimiento de zinc tanto por parte de los sistemas en salud públicos como privados. Esto se asoció con sustanciales beneficios en la salud de los niños. Estos incluyen la reducción de la prevalencia de diarrea y neumonía, y todas las causas de hospitalización por diarrea y neumonía. La intervención también dio lugar a más fácil acceso a la atención médica, la reducción del uso injustificado de drogas inyectables durante la diarrea y la reducción de los gastos familiares para la atención de la misma.  Esto se acompaño de un aumento en la utilización se sales de OMS, siendo este el pilar del tratamiento de la diarrea.

Varios factores pueden haber contribuido a una amplia aceptación de esta intervención. Los estudios han demostrado que las comunidades deseaban un tratamiento específico para la diarrea. Además la promoción de zinc y sales de rehidratación oral juntos, la disponibilidad de ambos en la comunidad, la educación y la eficacia dieron lugar a que las personas que cuidaban a los niños consultaran más por diarrea, y por consiguiente, el aumento del uso de sales de rehidratación oral. También  pudo haber sido que las familias consultaran más al sistema de salud, en busca de un nuevo tratamiento. La reducción en el uso injustificado de la terapia con medicamentos durante la diarrea puede haber resultado de la utilización más frecuente del uso de los sistemas de salud como fuente terapéutica, de la disminución de la gravedad de los episodios y de la reducción de la morbilidad por diarrea. La reducción de prescripción farmacológica por parte de los médicos del sistema privado es coherente con la creencia de que la prescripción de zinc y sales de rehidratación oral junta sería percibida por las familias de los niños afectados como más cercana a sus expectativas de un tratamiento satisfactorio.

La reducción de la morbilidad por diarrea y neumonía tal vez se asocie con la introducción del tratamiento con zinc, ya que no se asocia a la mejora del cumplimiento de la norma de la OMS, incluyendo sales de rehidratación oral.  Además, esto coincide con algunos de los ensayos aleatorios de tratamiento con zinc para la diarrea, realizados con anterioridad, que  han demostrado reducción de la morbilidad.  La reducción en el uso de agentes anti diarreicos puede ser un efecto indirecto del tratamiento con zinc, debido a la formación en la rutina del manejo de casos, incluyendo el uso prudente de antibióticos.

La reducción de las hospitalizaciones por diarrea puede deberse a varios factores, tales como disponibilidad al tratamiento, aumento de las tasas de uso de sales de rehidratación oral y el uso de tratamiento con zinc, y en general la educación en la búsqueda de atención temprana y tratamiento precoz durante la diarrea. El tratamiento con zinc también contribuyó significativamente a la reducción hospitalizaciones de forma indirecta, esto se apoya por el descenso de hospitalizaciones por neumonía, ya que no específica el tratamiento de la neumonía que fue suministrado.
Las conclusiones de este estudio coinciden con observaciones de una comunidad, basadas en una intervención en Bangladesh, India, que informó que el tratamiento de la diarrea, la educación y el fácil acceso a la comunidad al zinc y las sales de rehidratación oral entre los cuidadores se asocian con una reducción de la morbilidad y mortalidad  global infantil causada por diarrea. En este estudio, también se reportan mayor uso de sales de rehidratación oral y reducción del uso de drogas para tratar la diarrea. La baja tasa de uso de sales de rehidratación oral en las comunidades de control es un motivo de preocupación. El promedio nacional de la tasa de utilización de sales de rehidratación es del 18% para la diarrea infantil, y tiende a ser mayor en las zonas urbanas.

Se deben señalar varias e importantes limitaciones de este estudio. Es posible que los efectos observados puedan estar influidos por distintos factores del tratamiento con zinc.  No se puede excluir la posibilidad de presentar sesgo a favor de las comunidades de intervención para la prevalencia de diarrea y neumonía. A pesar que la gestión de los casos, incluidos los del tratamiento con zinc, sólo previene la diarrea, aún así se observó un impacto en la neumonía. En los resultados reportados en este estudio se encuentran  niños de edades comprendidas entre 1 mes a 4 años, pero en la eficacia demostrada en otros ensayos, se observó un efecto beneficioso al suplementar con zinc a la diarrea aguda solamente en niños mayores de 6 meses de edad y no en infantes más jóvenes. Se necesitan más estudios para evaluar el impacto del tratamiento con  zinc en la primera infancia, especialmente en entornos en los que la prevalencia de bajo peso al nacer  presente altas tasas. Por último, la prevalencia basal de IRB fue significativamente mayor en el las comunidades de control que en las comunidades que fueron objeto de intervención. Debido a que estos datos se obtuvieron en sólo una tercera parte de de los casos, es posible que estos resultados sean un hallazgo sin importancia, para mayor información esto podría ser evaluado en estudios posteriores.

Conclusiones:

Este estudio demuestra que una intervención para mejorar la diarrea por medio de la utilización de sales de rehidratación oral y zinc es factible y muy aceptable en las zonas rurales de las comunidades Indias. Los resultados beneficios para la salud son sustanciales y logran una reducción en el costo de la diarrea en las familias, en comparación con las prácticas actuales. Además esta intervención debería ser una prioridad en la India y otros países con alta carga de morbilidad a causa de diarrea y neumonía.
Comentario:

Un trabajo de gran relevancia clínica en el ejercicio de la pediatría, a causa de la prevalencia de diarrea y su morbilidad en países como el nuestro. Los resultados parecen concluyentes y reforzados por otras investigaciones. La utilización del zinc junto a las sales de OMS parece ser una propuesta interesante para el tratamiento de la diarrea, más allá de los aparentes beneficios del zinc esto fomenta la utilización de las sales de rehidratación oral como el pilar del tratamiento. Sería interesante el nuevo desafío de la aplicación local de estas novedosas  propuestas.

Deja un comentario

INTOLERANCIA A LACTOSA Artículos

 

Amigos y Amigas

he colocado algunos artículos sobre INTOLERANCIA A LA LACTOSA para nuestra reunión del próximo lunes, para poder revisar este tema. Si alguno tuviera otro que pueda aportar con gusto lo colocaré.

 

analisis_prueba

9-alliende1

intolerancia

pme_04

v13n4a04

Deja un comentario

VACUNA MMR Y PTI

 

10 SEP 08 | Evaluación del riesgo de PTI luego de la vacunación con MMR en Pediatría
Vacunación y riesgo de Púrpura Trombocitopénica Inmune

Riesgo de Púrpura Trombocitopénica Inmune luego de vacunación con MMR en niños.
 

Eric. K. France, Jason Glanz, Stanley Xu, Simon Hambridge, Kristi Yamasaki, Steve B. Black, Michael

 

En 1993, el Comité de Seguridad en Vacunas avaló la relación causal entre vacunación para sarampión-paperas-rubéola (MMR) y trombocitopenia. Esta conclusión se basó en la relación conocida entre infección por virus salvaje de sarampión y trombocitopenia, numerosos reportes de casos y datos epidemiológicos que demostraron tasas de incidencia de trombocitopenia mayores a las esperadas en las semanas posteriores a la aplicación de MMR.
Dos investigaciones controladas en Inglaterra han presentado evidencia que sugiere esta relación. Miller y col. identificaron 35 niños entre 12 y 23 meses internados por púrpura trombocitopénica inmune (PTI), con aumento de su incidencia en las semanas posteriores a la vacunación con MMR. Un 2° estudio de Black y col. identificó 23 niños entre 12 a 24 meses con diagnóstico de PTI y riesgo elevado en las 6 semanas posteriores a la MMR. Aunque estos estudios demostraron una asociación entre MMR y PTI, presentaron limitaciones: ambos estudios se limitaron a niños en el 2° año de vida; no excluyeron casos de trombocitopenia atribuibles a otras causas conocidas o hallados de forma casual y ninguno diferenció entre nuevos casos y enfermedad en curso o aportó información sobre el riesgo de desarrollar PTI crónica.
El objetivo del estudio de los autores fue evaluar el riesgo de PTI luego de la vacunación con MMR en una gran población de niños entre 12 meses y 18 años.

Métodos

Se obtuvo información de los años 1991-2000 de la Base de Datos de Seguridad en Vacunas (Vaccine Safety Datalink – VSD), creada en 1991 por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). La misma contiene información sobre historia de vacunación, hallazgos médicos y demográficos de 8 organizaciones a lo largo de EE.UU.
Se incluyeron más de 2.000.000 de niños en la cohorte de estudio; 7 organizaciones aportaron datos de niños hasta 18 años de edad, y la 8° sólo de niños entre 12 y 23 meses.

Averiguación de casos

Los criterios para inclusión de casos fueron: niños menores de 18 años con recuento de plaquetas ≤ 50.000/mm3 e índices normales de glóbulos rojos y blancos, signos o síntomas de sangrado espontáneo, y ausencia de fiebre. Se excluyeron los casos que en las 6 semanas previas al diagnóstico estuvieran expuestos a medicación deplecionante de plaquetas, a infección por virus salvaje de varicela o Epstein Barr, casos asintomáticos hallados casualmente, y aquellos enfermos al momento de la presentación del cuadro (ej.: fiebre, vómitos). Dado que la vacuna MMR no se recomienda antes del año de edad, los niños con diagnóstico de PTI antes de esa edad fueron excluidos del análisis primario pero incluidos en la evaluación del riesgo de recurrencia luego de la vacunación con MMR en niños con historia previa de PTI.
El día de resolución de la PTI se definió como el día del 1° recuento plaquetario > 100.000/mm3 sin descenso en las semanas subsecuentes. Se consideró PTI crónica si la trombocitopenia duraba más de 6 meses o si los registros tenían datos posteriores a los 6 meses del diagnóstico inicial.

Se utilizó el VSD para identificar niños < de 18 años con 2 recuentos plaquetarios ≤ 50.000/mm3 o un recuento plaquetario ≤ 50.000/mm3 más código para trombocitopenia de la Clasificación Internacional de Enfermedades 9° Revisión (ICD-9) en las 6 semanas posteriores a la vacunación con MMR. Se revisó la base electrónica para excluir casos de trombocitopenia de causa conocida. Por último, se auditaron los registros de los pacientes desde 6 semanas antes a 6 meses luego del diagnóstico de PTI y los datos de vacunación con MMR. Un pediatra, ciego al estado de vacunación, repitió este paso para confirmar el momento del inicio y recuento plaquetario inicial y para asignar el estado del caso y la fecha de resolución.

Métodos de estudio

Se utilizaron 2 métodos analíticos para examinar el riesgo de PTI luego de la vacunación con MMR: intervalo de riesgo y series de casos autocontrolados. El intervalo de riesgo es un diseño de cohorte en el cual sólo los pacientes vacunados son incluidos en el análisis, y el periodo de tiempo pre y post vacunación (para el mismo individuo) determina el estado de exposición. El método de series de casos autocontrolados es un diseño en el cual cada caso actúa como su propio control. Ambos métodos son considerados como válidos y comparables con la cohorte tradicional con diseño caso-control.

Para cada niño, el tiempo de seguimiento se limitó a los 365 días antes y luego de la vacunación con MMR. Niños vacunados con PTI fuera de esta ventana de seguimiento fueron excluidos. Se comparó la incidencia de PTI durante el periodo de exposición (definido como 42 días luego de la vacunación con MMR) con la incidencia de PTI durante el periodo de no exposición, como con los periodos antes y después del periodo de exposición. Se excluyeron las 6 semanas precedentes a la vacunación para el análisis, ya que representaría un momento en el cual es más probable que el niño esté sano, y podría sobreestimar la incidencia de PTI.

Resultados

Un total de 1.036.689 niños recibieron 1.107.814 dosis de MMR durante el periodo de estudio; hubo más de 45.000.000 de expuestos y 430.000.000 de no expuestos en la cohorte de estudio. Un 54% de las dosis fueron dadas entre los 12 y 23 meses de vida. Se identificaron 1673 individuos como potenciales casos en el VSD; de éstos, se excluyeron 532 por presentar trombocitopenia de causa conocida, y 546 por ser menores de 30 días de vida al momento del diagnóstico, quedando 595 casos probables de PTI.

La revisión de historias clínicas identificó 244 pacientes sin PTI y 92 pacientes con exposición a drogas, enfermedad aguda o hallazgo casual de trombocitopenia; 259 cumplían la definición de caso de PTI, de los cuales 248 eran mayores de 12 meses de edad. De los casos confirmados, 82 estaban en el periodo de seguimiento predefinido de 365 días antes o después de la vacunación.

Los casos de PTI se agruparon en 4 rangos etarios. La mayoría (80%) de los casos expuestos a MMR ocurrieron en niños entre los 12 y 23 meses. En los otros 3 grupos, hubo solamente 5 niños expuestos: 3 con edad entre 2 y 4 años, 1 entre 4 y 10 años y 1 mayor de 10 años de edad. Por bajo poder estadístico, se focalizó el análisis en los niños con edad entre 12 y 23 meses.

Se compararon los pacientes expuestos a MMR (n=20) y los no expuestos (n=43) con PTI. No hubo diferencias estadísticamente significativas en sexo, recuento plaquetario, porcentaje con enfermedad viral o exposición a medicación en las 6 semanas previas a la enfermedad o en la duración media de la misma. Dos de los 20 niños expuestos (10%) y 3 (7%) de los no expuestos desarrollaron PTI crónica.

Para los niños entre 12 y 23 meses de edad los radios de las tasas de incidencia (IRRs) para PTI fueron 3.94 (IC 95%: 2.01-7.69) y 5.38 (IC 95%: 2.72-10.62) usando intervalo de riesgo y series de casos autocontrolados respectivamente. Para niños entre 12 y 15 meses, el IRR aumentó a 7.10 (IC 95%: 2.03-25.03) y 7.06 (IC 95%: 1.95-25.88) respectivamente.
El sexo tuvo un fuerte efecto modificador: el IRR para niños entre 12 y 15 meses fue 14.59 (IC 95%: 1.84-114.439 y 12.39 (IC 95%: 1.54-99.52) comparado con el IRR de 3.22 (IC 95%: 0.59-17.64) y 4.07 (IC 95%: 0.70-23.77) para niñas con ambos métodos respectivamente. Estos resultados se basan en 12 varones (9 expuestos y 3 no expuestos) y 7 niñas (4 expuestas y 3 no expuestas) entre 12 y 15 meses de edad.

De las 599.833 vacunas MMR administradas a niños entre 12 y 23 meses, 80% fueron dadas entre los 12 y 15 meses, 17% entre los 16 y 19 meses y 3% entre los 20 y 23 meses. De los 20 pacientes expuestos, 13, 6 y 1 fueron diagnosticados en los grupos de edad de 12 a 15, 16 a 19 y 20 a 23 respectivamente. En el análisis de intervalo de riesgo, el IRR bajó de 7.10 a 3.94 cuando el intervalo de edad se extendió de 12 a 15 meses a 12 a 23 meses. La proporción de casos de PTI atribuibles a exposición a MMR entre niños de 12 a 15 meses de edad fue del 86%; el riesgo atribuible para niños de 12 a 23 meses fue 76%. Un caso de PTI ocurrió por cada 40000 vacunaciones en los grupos de 12 a 23 meses y 12 a 15 meses de edad.

Incluidos los casos de PTI que ocurrieron luego del 1° mes de vida, 31 niños fueron vacunados con MMR luego de haber padecido PTI. Ninguno de estos niños tuvo recurrencia de PTI durante los 42 días luego de la vacunación. Dos niños recibieron la vacuna dentro de las 8 semanas de la fecha de resolución de la PTI sin consecuencias. De los casos ocurridos entre los 12 y 15 meses de edad (tiempo en que la exposición a MMR es común) se observó que el médico interrogó sobre reciente vacunación con MMR en 2 de 13 casos.

Discusión

El estudio de los autores encontró una fuerte asociación entre la vacunación con MMR y riesgo de PTI en niños entre 12 y 23 meses de edad. Esta asociación fue más fuerte entre los 12 a 15 meses de edad, más para varones que para mujeres. La duración y severidad de la PTI entre niños expuestos de 12 a 23 meses fue similar a la de no expuestos, y el desarrollo de PTI crónica luego de la vacunación con MMR parecería raro. Tres de cada 4 casos de PTI que ocurrieron en el 2° año de vida fueron atribuibles a la vacunación con MMR. Los autores encontraron sólo un pequeño número de casos expuestos luego de los 2 años de edad, por lo que no fueron analizados.

El estudio reveló un riesgo elevado de PTI en niños vacunados con MMR de 12 a 23 meses, que fueron similares en magnitud con los resultados de Miller y col. y Black y col.
Debido a la distribución de la MMR en el periodo de 12 a 23 meses de edad, en el cual el 80% de las inmunizaciones son administradas en los 1° 4 meses, los autores consideran que los IRRs de los análisis en el grupo etario de 12 a 15 meses son mejores estimaciones para la asociación entre PTI y MMR que aquellas generadas del análisis del grupo etario de 12 a 23 meses.

Ninguno de los 31 niños con PTI y vacunación con MMR desarrollaron PTI post-vacunación; de cualquier manera, los números de los autores son muy pequeños como para garantizar conclusiones firmes con respecto a recurrencia.
El Brighton Collaboration estableció un punto de corte en el recuento plaquetario de menos de 150.000/mm3 como criterio de trombocitopenia asociada con vacunación. La definición de PTI de los autores difirió en requerir un recuento plaquetario menor (≤ 50.000/mm3), que se asocia más frecuentemente con signos y síntomas de sangrado, para limitar el número de auditorías de registros y focalizar en los resultados de PTI más serios. Aunque el uso de un recuento plaquetario mayor podría haber ayudado a comprender el impacto total de la MMR en la trombocitopenia, raramente causan signos o síntomas de PTI y es improbable que sean importantes clínicamente.
Los autores hallaron un fuerte efecto de género en sus datos, asociación no vista en estudios previos. Este hallazgo deberá verse con cautela dado el bajo número de casos en el cuál está basado (12 niños, 7 niñas). Los niños de 1 año de edad podrían ser más activos que las niñas, incrementando sus chances de sangrado por trombocitopenia y llevando a la consulta médica precoz: esto podría aumentar selectivamente la posibilidad de que sean diagnosticados por PTI. Las niñas con trombocitopenia, por lo tanto, podrían tener una menor probabilidad de tener diagnóstico de PTI, lo que podría reducir el poder estadístico y desviar los resultados.

Se documentó que los médicos interrogaron sobre infección viral reciente en cada uno de los 13 casos de PTI expuestos a MMR y exposición a medicamentos en 8 de los 13 casos. En contraste, sólo 2 tenían documentadas preguntas acerca de vacunación con MMR reciente. Esto parece demostrar que no se considera la exposición a esta vacuna cuando se evalúa a un niño entre 12 y 15 meses por trombocitopenia.

Conclusiones 

Desde su introducción en 1960, la vacuna MMR ha reducido la incidencia de sarampión por virus salvaje en cerca del 100% en los EE.UU. Aunque esta vacuna está asociada con una incidencia elevada de PTI, el riesgo atribuible es bajo y la enfermedad asociada con al vacuna es leve y resuelve, en promedio, dentro de los 7 días. Los resultados de los autores, por lo tanto, no sugieren la necesidad de alterar las políticas de vacunación corrientes.
Comentario

La vacuna MMR se utiliza de rutina en nuestro país como parte del Plan de Vacunación Nacional, generalmente a partir del año de edad. Si bien los estudios publicados indican un baja incidencia de PTI asociada a MMR, el pediatra debe investigar acerca de esta posibilidad ante un paciente con trombocitopenia, para discriminar en el interrogatorio las posibles causas de esta patología, principalmente en el grupo etario de 12 a 15 meses.

Resumen y comentario objetivo: Dra. María Eugenia Noguerol

DOCUMENTO COPIADO CON FINES DOCENTES

1 Comentario

LIBROS GRATIS

NUESTRO AMIGO Y COLEGA, GABRIEL GUERRA HA QUERIDO COMPARTIR CON TODOS NOSOTROS ESTOS LINK EN LA WEB, QUE SON DE MUCHA UTILIDAD. INCLUSO PARA NUESTROS HIJOS Y PODER INCULCARLES EL HABITO DE LA LECTURA. EN LOS MISMOS PODRAN BAJAR LIBROS COMPLETOS GRATIS, NO UNICAMENTE MEDICOS.  ASI QUE GRACIAS GABRIEL, Y PARA TODOS QUIEN QUIERA COMPARTIR INFORMACION O ARTICULOS, O BIEN CASOS INTERESANTES ESTE ESPACIO ESTA ABIERTO A TODOS!!

 

siguientes sitios:
http://libros-medicos.com.ar
http://www.libros-med.blogspot.com

Deja un comentario

ESQUEMA DE INMUNIZACIONES

esquemas-de-inmunizaciones-guatemala-20081

AMIGOS Y AMIGAS

CONSIDERO QUE LA REUNION DE AYER FUE MUY PROVECHOSA, Y SE OPTIMIZO LA PRESENCIA DEL ESPECIALISTA DR CARLOS GRAZIOSO, PARA RESOLVER MUCHAS DE NUESTRAS INTERROGANTES RESPECTO AL TEMA EN NUESTRO DIARIO VIVIR Y DESARROLLO DE NUESTRA PROFESION

 

LES ADJUNTO AL PLATICA DEL DR GRAZIOSO, QUIEN HA INDICADO QUE PRONTO SALDRAN PUBLICADAS LAS NORMAS DEL CONSENSO DE EXPERTOS NACIONALES, PARA PRESENTAR LA GUIA DE VACUNACIÓN PARA GUATEMALA

 

ATTE

 

 

DR LUIS ALFREDO RUIZ

Deja un comentario

ESQUEMA DE INMUNIZACIONES AAP

Actualización 2008

El pediatra es el medico de primer contacto con el niño sano, y quien se dedica a aplicar las inmunizaciones o vacunas. La vacunas se administran y coinciden con las visitas de la consulta del niño sano. El objetivo de  aplicar las inmunizaciones en este momento es aprovechar que se evalua al niño su crecimiento y  su desarrollo psicomotor. Además de que se le hace un examen físico y si no cursa con algun proceso infeccioso se le puede administrar su vacuna correspondiente.

Es importante señalar que la administración de vacunas puede llevarse a cabo aun con administración de medicamentos, o en caso de enfermedades infecciosas leves, sin embargo se retarda la administración de vacunas cuando tiene una infección moderada a severa.

 


 

Esquema de Inmunizaciones de SSA de México 2008

 

En este esquema ya esta recomendado el uso de vacuna para el virus de Influenza ( o gripa) de los 6 meses a los 4 años y en adultos de mas de 65 años.

También se adicionará la vacuna de Rotavirus y de Neumococo Conjugado  a principios de 2007 según comentan las autoridades de Salud de nuestro País.

El rotavirus , es un virus que se conoce desde hace muchos años,  mas de 30, es un virus en forma de rueda de carreta, que tiene tendencia estacionaria, en invierno especialmente, aunque es posible que se encuentre todo el año en una frecuencia muy baja. El contagio es por  vía oral usualmente, agua alimentos contaminados pero se considera que el virus se puede aerosolizar, por lo tanto transmitirse por vía aérea. El  cuadro clínico usualmente inicia con vómitos, y evacuaciones diarreicas acompañado de fiebre, algunos pacientes sufren deshidratación y algunas otras complicaciones, en países poco industrializados existe mucha complicaciones por resta enfermedad hasta la muerte. Hace algunos años se utilizo una vacuna contra este virus pero fue retirada del mercado por la complicación de la que se acompaño aunque en muy baja frecuencia que era la invaginación o intosuscepción. Pero recientemente hay dos vacunas una llamada Rotarix aprobada en México, de una cepa humana y un solo serotipo , y otra de reciente aprobación en USA por la FDA, llamada Rotateq,   de cepa no humana y de 5 serotipos. El esquema de vacuna de Rotarix es de dos dosis con intervalo de 2 meses antes de los 6 meses, y el de rotateq de 3 dosis con intervalo de 2 meses antes de los 6 meses de edad también.

 

El Neumococo es una bacteria con cubierta de polisacárido con gran capacidad de invasión por lo tanto muy agresiva, (muy parecida al Haemofilus Influenza tipo b, que ya se aplica sistemáticamente en la población general de México), esta una bacteria que ocasiona infección de vías aéreas, como sinusitis, otitis media, neumonía, meningitis. En los estudios mas recientes se ha demostrado una reducción de la incidencia de infección grave, no solo en niños sino también en ancianos a lo que se denomina efecto rebaño en el cual al disminuir la cantidad de niños portadores de la bacteria protege indirectamente, a las personas con las que convive, esto especialmente dirigido a ancianos.                                  Ahora que se ha iniciado la vacuna de niños con PVC7, se recomienda continuar con la vacuna de neumococo de 23 cepas cuyo componente principal es de polisacárido, para cubrir las cepas con las que no cuenta la vacuna PCV7, y esto después de los 5 años de edad se cree que esto mejorara la inmunidad contra neumococo, en la edad pediatrica.

Recomendación enero 2008 de la AAP, se recomienda una sola dósis de Neumococo conjugado, para niños saludables de 24-59 meses que tienen un esquema incompleto.

 

Existen vacunas que no se han adicionado al Esquema Nacional de Vacunas como: Hepatitis A y Varicela.

La vacuna de Hepatitis A protege contra una enfermedad transmitida por alimentos o agua contaminada, se adquiere por vía oral. se caracteriza por un cuadro clínico usualmente leve, con falta de apetito, mucho decaimiento, dolor abdominal, orina oscura y heces fecales pálidas. Usualmente la recuperación se lleva a cabo sin mayor problema , pero un porcentaje muy bajo se complica con insuficiencia hepática. Es una enfermedad muy común en la primera infancia y se puede prevenir con dos dosis de Vacuna de Hepatitis A, a partir del primer año de edad.

 

La Varicela es una enfermedad que ocasiona exantema con lesiones , vesiculares, ronchas y costras, que podría ser realmente una enfermedad benigna, sin embargo en recién nacidos, adolescentes y adultos podría ser una enfermedad de riesgo especialmente en recién nacidos por su situación de fragilidad inmune ( fragilidad en sus defensas). Y el comportamiento de la varicela en adolescentes y adultos podría ser de una varicela tal vez mas intensa y altamente incapacitante. Existe el riesgo de que algunos niños especialmente lactantes que sufren varicela y además una infección por un germen llamado estreptococo beta hemolítico pueden ocasionar lo que llamamos falla multisistémica y llevar a la enfermedad a un extremo de gravedad inclusive la muerte.

Si un niño antes del año curso con varicela deberá vacunarse pasando el año ya que su inmunidad o defensas contra a el virus de varicela no serian muy efectivas y puede reinfectarse por este virus de nuevo.

También dentro de las novedades se argumenta que la vacuna de varicela debe repetirse a los 6 años junto con la vacuna de  SRP (sarampión, rubéola y paperas) también llamada MMR.   Ya que se ha observado que a pesar de la vacuna existe riesgo de infección de varicela aunque leve la mayoría de los casos. Y  que en caso de brote en la escuela o en la guardería  debe de revacunarse a los niños que comparten espacio con el niño enfermo

 

Otra Nueva Vacuna  es la del Papiloma Humano

Papiloma Humano, es un virus de transmisión sexual, y que se ha asociado a cáncer cervicouterino, en la mujer adulta en vida sexual activa. Los virus mas asociados a esta relación causa efecto son los virus 16-18 del papiloma humano. Y los virus 6 y 11 que ocasionan verrugas genitales.  Alrededor de 9,700 casos nuevos de Cáncer cervicouterino, 330,000 de casos displasia cervical, y 1 millón de casos de verrugas genitales se diagnosticas cada año en USA, y se ha estimado que mas o menos mueren  mujeres por cáncer cervicouterino  al año  en el mundo, por lo que se considera la causa mas común de muerte en una mujer en etapa sexual activa. Con el descubrimiento de la vacuna de papiloma humano en la cual se ha demostrado con una eficacia del 100% contra VPH, y 95-99% contra verrugas genitales. Las adolescentes son un grupo de alto riesgo ya que se ha demostrado que alrededor de 60% de mujeres que inician los estudios de preparatoria ya tuvieron actividad sexual, y muchas de ellas sin protección adecuada. Por lo tanto de riesgo para desarrollar Infección Sexualmente Transmitida. Independiente del germen que la ocasione hay agentes que pueden poner en riesgo la vida de tu hija, como son el Virus de Inmunodeficiencia Humano, Sífilis, Gonorrea, Clamidia. La vacuna ha pasado a llenar  un hueco en la prevención de la enfermedad sexualmente transmitida.

Ligas de interés sobre el tema de el virus del papiloma humano  la vacuna contra este virus.

http://www.cdc.gov/std/HPV/STDFact-HPV-vaccine-hcp.htm

http://www.cispimmunize.org/pro/doc/HPV%20FAQs.doc

Recomendación enero 2008 de la AAP, con la vacuna de Influenza. La edad mas pequeña para administración de vacuna viva atenuada de Influenza, es de 5 a 2 años de edad, la cual ya esta disponible en presentación líquida para para refrigeracion estandar, y el tiempo de intervalo entre la administración  de una segunda dosis es de 6 a 4 meses.

 

Recomendación enero 2008 de la AAP, En USA ya se recomienda una vacuna contra una infeccion por Meningococo que es un riesgo para jovenes  de 11-18a que viven en lugares donde conviven muchas personas simultaneamente y en niños de 2 a 10 años de edad con riesgo de contraer esta enfermedad.

 

 
 

 

 

Esquema de Inmunizaciones de la Academia Americana de Pediatría

 

3 comentarios

ALERGIA A LAS VACUNAS

 

 

 

02 SEP 08 | “Pediatrics”

Niños alérgicos a vacunas pueden ser inmunizados con seguridad
Un grupo de expertos publica en “Pediatrics” un conjunto de recomendaciones sobre cómo actuar para que estos niños puedan recibir las vacunas que necesitan.

Pediatrics 2008; 122: e771-e777
JANO.es

Un control adecuado y unas pocas precauciones pueden servir para inmunizar a casi todos los niños con alergia conocida o sospechosa a las vacunas. Es la conclusión de un grupo de expertos en seguridad vacunal, dirigidos desde el Johns Hopkins Children’s Center, que publican sus recomendaciones en “Pediatrics”.
 
En su artículo ofrecen a los pediatras una herramienta para identificar rápidamente a los niños que experimentan reacciones alérgicas a las vacunas y una guía para que esos niños puedan recibir las vacunas necesarias de forma segura.
 
Explican que las reacciones alérgicas graves son muy infrecuentes (uno o dos casos por millón de vacunaciones), pero que si ocurren pueden comprometer incluso la vida del niño. En este sentido es fundamental que el pediatra sepa diferenciar una reacción alérgica de una respuesta benigna no alérgica. También es crucial que los especialistas diseñen un plan de inmunización seguro para los niños con alergia confirmada a las vacunas, puesto que aquellos que ya han experimentado una reacción presentan un mayor riesgo de reacciones en futuras inmunizaciones, generalmente más graves que la primera.
 
Además, debido a recientes brotes de infecciones prevenibles mediante vacunación en Estados Unidos, como el sarampión, las paperas o la tos ferina, los autores del artículo consideran esencial vacunar con seguridad a todos los niños.
 
La guía presentada en “Pediatrics” está dirigida tanto a médicos como a padres que tienen dudas acerca de la seguridad de las vacunas en niños que ya han presentado una reacción alérgica o que presentan alto riesgo. En tales casos, el grupo de expertos aconseja trabajar conjuntamente con un alergólogo, y utilizar tests cutáneos que detecten la presencia de anticuerpos característicos que los pacientes desarrollan en respuesta a alergenos como la gelatina o proteínas del huevo, que se usan en varias vacunas.
 
Según los autores, en muchos casos los niños alérgicos pueden ser inmunizados utilizando formas alternativas de vacunas libres del alergeno que causa la reacción. Incluso en los casos en que no existe ese tipo de vacuna, muchos niños pueden ser vacunados siempre bajo la observación del médico durante varias horas tras recibir la vacuna. Otra opción es hacer un análisis de sangre para comprobar si el niño ha desarrollado anticuerpos protectores y, en tal caso, considerar aplazar las futuras dosis.
 
“Las vacunas salvan vidas y los padres deberían saber que los niños que experimentan reacciones alérgicas tras ser vacunados probablemente habrán desarrollado protección contra la infección como resultado de la inmunización”, señalan los autores. “La mayoría de estos niños pueden también ser vacunados frente a otras infecciones de forma segura y algunos pueden recibir dosis adicionales de vacunas a las que han reaccionado anteriormente”, añaden.

1 Comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.