saccharomyces boulardii

El Rol de los Agentes Bioterapéuticos en el Tratamiento de la Diarrea

Dr. Yvan Vandenplas, Gastroenterólogo Infantil, Hospital Universidad Libre de Bruselas.

Trabajo disponible en PDF, en botón a derecha que dice “Copia PDF”.Ya se ha hablado extensamente acerca de los diferentes mecanismos fisiopatológicos y de las distintas causas de la gastroenteritis aguda, y también de la importancia que tiene la diarrea causada por antibióticos.

Esto introduce muy bien el tema de la importancia del ecosistema de la microflora gastrointestinal y del uso de probióticos y agentes bioterapéuticos en el tratamiento de la gastroenteritis aguda.

La flora gastrointestinal normal comienza a establecerse desde el nacimiento, momento en que se presenta una situación especial, porque el tracto gastrointestinal es estéril y posteriormente se produce una colonización gradual y secuencial durante las etapas infantil y adulta (1, 2).

Microflora gastrointestinal normal (indígena)

La microflora contiene muchos microorganismos que la medicina moderna ha dejado de lado, pero que en el futuro van a ser motivo de investigación cada vez mayor.

Existen más de 109-12 bacterias de tipo anaeróbicas (bacteriales, eubacterias, bifidobacterias, peptoestreptococos), por gramo de heces, y hay alrededor de 400 especies diferentes. Hay 10 veces más bacterias en las heces que células humanas en el organismo (3) y se ha estimado en más de 1 kg el peso total de las bacterias presentes en el intestino.

La flora gastrointestinal tiene una parte estática residente (autóctona) y una parte transitoria, y el volumen de la última depende de la composición de la microflora autóctona, del ingreso de microorganismos y de la destrucción relativa causada por antibióticos (4) .

En el recién nacido, se produce una inoculación oral a partir de la flora vaginal y gastrointestinal de la madre, y se origina un tipo de flora inicial. Después viene el efecto de la dieta, que determina un predominio de bifidobacterias en los lactantes alimentados al pecho y flora diversa en los que reciben fórmula. Por último, con el destete se produce una flora de transición y un paso paulatino hacia la flora del adulto, la que está influenciada por factores intrínsecos (secreciones GI) y extrínsecos (envejecimiento, dieta, estrés, ambiente étnico, drogas probióticas).

Esto es importante, ya que los lactobacilos y bifidobacterias tienen efectos promotores para la salud, debido a que inhiben el desarrollo de bacterias dañinas. Sin embargo, cuando se administran los agentes probióticos como tratamiento de una diarrea, se llega demasiado tarde, porque la flora normal ya se ha reemplazado y se ha desarrollado la diarrea. Es decir, la inhibición es un efecto positivo, pero sirve cuando se administra diariamente, no para tratar una diarrea establecida.

Estos lactobacilos y bifidobacterias también estimulan la función inmunológica, ayudan a la digestión y absorción de nutrientes alimentarios y minerales, y contribuyen a la síntesis de vitaminas.

Las bacterias que se utilizan como cepas probióticas en medicina, como estrepto y enterococos, tienen algunos efectos negativos, y aunque esto se limita a la inhibición del crecimiento, algunas de las cepas claramente tienen efectos patogénicos. Por eso hay que tener mucho cuidado con la utilización de estos productos.

En resumen, la flora intestinal cumple un papel en la mantención de la salud, la prevención de enfermedades y el equilibrio del ecosistema gastrointestinal, donde no sólo se influye a sí misma sino que interactúa con el ambiente, el sistema nervioso central, el sistema endocrino y, lo que es más importante, con el sistema inmune.

Lo que se intenta conseguir con los probióticos y los prebióticos es restablecer el equilibrio normal de esa flora, contrarrestar las alteraciones del sistema inmune y tratar de prevenir la invasión de los patógenos.

Prebióticos, probióticos y agentes bioterapéuticos

Algunos conceptos importantes en este tema son el de la comida novedosa, como se denomina cualquier preparación nueva, y el de comida funcional, como se denomina una comida o preparación que tiene cierto valor nutritivo, pero que además tiene efectos de promoción de la salud para el huésped. Por ejemplo, los probióticos y las margarinas bajas en colesterol.

Prebiótico
Es un alimento no digerible que mejora la salud del huésped porque fermenta en el colon y estimula el crecimiento o la actividad de un grupo de bacterias a ese nivel; es decir, actúa como nutriente de la flora colónica, de modo que se puede considerar que el prebiótico es el alimento de la flora gastrointestinal, porque de él se nutren las bífido-bacterias y lactobacilos. El prebiótico también sirve de nutriente de los probióticos.

Probióticos
Son microorganismos no patógenos que sobreviven a la digestión normal y llegan vivos al colon, donde también tienen un efecto positivo de promoción de salud en el huésped.

Simbiótico
Es una combinación de pre y probiótico.

Agente bioterapéutico
Es un probiótico con un efecto terapéutico probado, es decir, es un medicamento o fármaco.

Existen diferentes grupos de probióticos y es importante no confundir los términos, porque hay grandes diferencias entre ellos. Así, se distinguen los probióticos naturales, los probióticos comercializados, los suplementos alimenticios que contienen probióticos y, por último, los productos medicinales o los agentes bioterapéuticos.

Probióticos naturales
Están en la alimentación de todos los días, pero no siempre lo sabemos. Los probióticos naturales están presentes en todos los productos lácteos fermentados como yogur, kefir, suero de leche. En Corea existe el kimchi, que también es un producto fermentado, y aquí está el ceviche, que es pescado fermentado y que también contiene probióticos naturales.

Las bacterias viables de los productos lácteos descritos son las bífido-bacterias, los lactobacilos acidófilos y bulgaricus, y los estreptococos lactis y cremoris (5). El problema es que es difícil usarlos en condiciones terapéuticas y en entornos médicos, porque se necesita guardarlos en frío y tienen una vida media, en buenas condiciones, limitada.

Sin embargo, la principal limitante para su uso es que la cantidad de microorganismos que contienen es tan baja que habría que tomar varios litros de yogur cada día para obtener algún efecto médico, y eso no es viable, ya que a un paciente con gastroenteritis aguda no se le puede indicar que tome 2 litros de yogur al día. Entonces, estos productos pueden ser parte de una alimentación sana, pero no tienen eficacia terapéutica.

Por otra parte, las bacterias del yogur no son resistentes a los ácidos gástricos y a la bilis, y ciertamente no resisten los antibióticos. Si se ingiere el antibiótico junto con el yogur los microorganismos morirán inmediatamente. No es que no haya que consumir yogur, pero no hay que esperar de él un efecto terapéutico (6, 7).

Probióticos comercializados
La industria alimenticia ha descubierto muy recientemente, lo que llama la atención, que muchas poblaciones en el mundo han utilizado los probióticos naturales en su gastronomía diaria y en su cultura culinaria, y lo que ha hecho la industria, en la actualidad, es simplemente comercializar estos productos. Por ejemplo, distintas empresas han comercializado yogures naturales en formato comercial, a partir de diferentes cepas, como se ve en la lista siguiente:

  1. #1 por Jose Maria Garrido el 8 noviembre 2009 - 2:31 am

    exelente informacion pues en verdad la necesitaba para ampliar mi conocimiento respecto a un problema gastrico que gracias a DIOS voy superando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: